Las fotos, si son vintage, mejor

15 Oct

>

Reconozco que soy amante de todo lo que huela a vintage. Sí, me encanta husmear en tiendas de segunda mano, ver películas e imaginarme que llevo un Givenchy como Audrey Herpburn o que tengo una Vespa aparcada en la puerta de mi casa. 

Pues bien, la verdad es que, como bien he dicho, me lo imagino. Pero por soñar que no quede. El caso es que sigo con mis aspiraciones apolilladas y pienso en mí en Woodstock en el año 1969 con una cámara colgada del cuello fotografiando a todos ésos que estaban hartos de la guerra y no paraban de pregonar la paz. Para ello, habría querido tenido una Leica, pero no de las del momento, si no de las últimas que ha lanzado la compañía (hablamos de aspiraciones, ¿no?)

Está claro que por el momento histórico habría sido imposible, puesto que sólo existía el formato analógico, pero ahora esta joya de la fotografía que ha sido utilizada por Kubrick o Cartier-Bresson, se presenta para las nuevas generaciones. Eso sí, con la posibilidad de utilizar lentes de hace 50 años y por algo más de 6.000 euros.

Modelo Leica M9
Otro de los modelos que ya es vintage y del que en 2010 tendremos un revival, es la cámara Polaroid. A mí me encataba hacerme una foto en mi cumpleaños y tenerla al momento…así podía guardarla o desecharla (casi lo mismo que con las digitales ;)).

Cámara Polaroid de 1996 con sus carretes

De esta manera, inmortalizar momentos tiene más sabor, o por lo menos, más historia.

Anuncios

6 comentarios to “Las fotos, si son vintage, mejor”

  1. Anonymous octubre 15, 2009 a 2:24 pm #

    >Lo vintage tiene sabor a viejo… lo viejo es una palabra que en esta sociedad tiene una connotación negativa… lo viejuno no nos gusta, es un estorbo, un trato. Debemos recuperar el significado que antaño tenía la vejez, lo usado, aquello que estaba cargado de sabiduría, de experiencia, de vivencias, de historia… Mola ver esas camaras de fotos, verdaderas reliquias en un momento como este de revolución tecnológica en el que vivimos, en el que cualquier aparato electrónico se queda obsoleto en 3 días… y ya no vale!!! Hagamos apología de lo vintage!Chinchi!

  2. Anonymous octubre 16, 2009 a 10:42 am #

    >Sin duda, hay todo un mundo en lo vintage. No dices nada de los libros de viejo… ¿No son vintage? Esos, de los cuales algunos se rompen con sólo mirarlos, y otros dicen mucho de su(s) anteriores propietarios. A mí me gusta pasear por tiendas de libros de viejo y leer los títulos y la primera página, en la que suele estar escrito el nombre de alguno de sus dueños, la fecha… Hay toda una historia en cada uno de esos libros, como en los nuevos (y cada vez hay más que dicen bien poco), pero enriquecida por lo que supuso en la vida de sus lectores. Y dejando de lado los libros… Me gustaría recorrerme EEUU de costa a costa en un Cadillac descapotable o Europa en Vespa. Al fin y al cabo, se trata de dar valor a lo que lo ha perdido con el aumento de las prisas y lo desechable. Uno puede ir dos fines de semana a Dublín, y otros dos a París en el mismo mes; pero esto puede no suponer un gran cambio en su vida. Todos podemos ser ahora grandes viajeros o fotógrafos, pero podemos no ser nada en realidad si no nos damos cuenta de lo mucho que había antes en una sola foto y lo poco que puede haber en mil fotos actuales (y tomo el ejemplo de Woodstock, comparado con cualquier foto a un grupo de jipis en cualquiera de los muchos festivales que hay ahora), o lo mucho que puede suponer un buen viaje y lo poco que puede significar -más que un aburrimiento sublime- pasar la vida metido en un avión, visitando lo que las guías turísticas recomiendan.Temo haberme ido por las ramas… A lo que iba: si lo vintage tiene atractivo, que lo tiene (al menos para mí), es porque es producto de una época en la que había algo más tras cada diseño, tras cada aventura. Un error en el que no hay que caer es abusar de todo lo antiguo como si no tuviera más significado que la propia imagen y su etiqueta retro. Hacer de una ciudad o un barrio un museo, o de la Vespa una marca para vender más camisetas, bolsos y chapas hace que se conozca más, obviamente, pero a costa de dejar de ser genuino.Todo se vive ya muchas veces, todas las que uno quiera, pero poco se vive realmente.Muy buen artículo, ¡artista!

  3. Nayra octubre 16, 2009 a 11:59 am #

    >A mí me encanta el papel sobre el que se imprimían antes las fotos antiguas, tan grueso, tan rugoso. El papel de hoy es fino e inestable, las fotos no parecen fotos, sino folletos.El valor de una foto antigua creo que radica en la escasez, en lo inusual. Antes se hacían fotos en las ocasiones especiales, hoy cualquier sábado alguien lleva la cámara encima, y si no, cualquiera tiene un móvil con una…Cualquier tiempo pasado fue mejor, supongo.Besos.

  4. Anonymous octubre 20, 2009 a 8:55 am #

    >Seguro que me salgo del post y clavo un rollo enorme (ya lo aviso), pero creo que se habla de lo vintage como una tendencia dentro de la moda. Tendencia? Para mí vintage es toda la moda. O mejor dicho, la moda es un pastiche vintage. Me hace mucha gracia ver algunos pies de foto de revistas de moda, ésos en los que pone que la modelo lleva "camisa de Miu Miu y gafas vintage". Gafas vintage? sólo las gafas? joder, si todo lo que lleva parece de décadas anteriores……..A veces creo que hay 4 o 5 gurús de la moda, 4 o 5 Tarantinos de las tendencias en una cripta en el centro de la tierra decidiendo qué tenemos que ponernos en función de su macedonia de gustos viejunos. Ahí están los tíos, rodando el Kill Bill de nuestra estética, acumulando referencias de los 80 y 90, y ahora salto a los 50 y 60, y un pelín de glam seventies, también, que da saborcillo……. Y nosotros, creyéndonos irresisitiblemente mmmmmmmodernos, saliendo a la calle con el modelo de Wayfarer de hace más de 50 años, o con las Aviator de hace 70……los tíos empeñándose en llevar un corte de pelo a la última, con el cuello y los lados peladitos o rebajados, rayita un lado y flequillo colgandero, que parece que acaban de bajar del Memphis Belle (siempre podemos acentuar nuestra posmodernidad con un bigotillo sobriamente recortado que no mejoraría Errol Flynn). O ya puestos se le puede dar un aire contemporáneo, levantando el flequillo con laca hasta formar un macrotupé que tienda puentes invisibles entre Little Richard y la ochentosa Grace Jones. Y qué decir de nuestra ropa. Ahí innovamos a lo bestia. Pañuelo a modo babero para que nos confundan con los comancheros de John Wayne, pitillos ochentosos (a su vez en los 80 los copiaban de las estrecheces de las perneras sixties), camisas button down de cuadritos que llevaban todos los chavalines amantes del folk que fueron a Newport a ver a Dylan (y de este lado del charco los mods en Carnaby). Llevar una bolsita de American Apparel queda muy molón, aunque el dueño parezca haberse quedado atrapado en una peli porno rodada en una campus universitario en los 70. Y en lo pieses, victorias en el mejor estilo de las zapatillas de pintor guarras de los Ramones, o ya puestos, los zapatos puntiagudos de ante azul que vendían en Zara la temporada pasada, y que habrían vuelto locos a Carl Perkins y a Elvis. Nos podemos mover en un modernísimo Mini, o en una vespa de las nuevas (o en una Habana Custom, más bonita). Y vamos a ver las pelis del neo Rat Pack de Soderbergh. O las de esa actriz tetona que se mira en el espejo de Marilyn, o de ese actor moreno que emula a Cary Grant, y casi lo consigue, si no fuese por sus andares a lo Manoliño Fraga. Y qué decir del otro que busca parecerse a Robert Redford y se queda en rubio blandito con más afición por la crianza de la chavalada que un supernumerario del Opus. Podemos también ojear alguna revista, y apreciar el modernísimo estilo de Dita Von Teese (saturada mentalmente de bailarinas de pezoneras coloradas de infatigables movimientos), o bien el derroche de originalidad de las primeras damas de medio mundo, que siguen tomando como modelo a Grace Kelly y Jackie O.(…)

  5. Anonymous octubre 20, 2009 a 8:59 am #

    >(…)Y la música!!!! innovadora a más no poder…….como muestra el botón de todo el revival soul, con la politatuada de pin-ups Winehouse o Duffy entre las famosas, y Sharon Jones, Eli Paperboy Reed y James Hunter entre los menos conocidos. Y ojito, que a Green Day se le ha ocurrido hacer una ópera (punk?) rock!!! Joder, cualquier día a Dani Martín le deja otra vez Patricia Conde y cabreado por todo decide que hasta aquí hemos llegado, señores, ya va siendo hora de cambiar el panorama musical universal, y se marca el tío un disco conceptual. Y nos creemos modernos…….aquí es más moderno el que mejor copia. Desde que entramos en el nuevo siglo (o antes) no hay casi nada nuevo, todo es vintage. Es lo que decía Fukuyama, que esto se acaba, chavales, pero en vertiente petarda. Hemos entrado en un bucle infinito, una elipse sin fin donde el plagio es la norma y la auténtica creación la excepción. Sin los modelos, estereotipos e iconos de décadas anteriores no somos nadie. Ahora es original y crea tendencia el tío que aparece en una fiesta con unas gafas redonditas como las de John Lennon porque el sábado por la tarde se tragó entero el deuvedé del Rock and Roll Circus. Al día siguiente su foto saldrá en el Cobrasnake o similar, y cualquier moderniqui del mundo mundial podrá copiarle y seguir innovando, pensando que son maravillosas las nuevas tecnologías, pero sin darse cuenta que eso ya lo hacían los mods al copiar los modelitos que llevaba el público que acudía al RSG! de la ITV inglesa.Le doy vueltas y no veo nada realmente nuevo…….el pañuelo palestino? Na, Arafat llevaba lustros intentando crear tendencia presentándose de esa guisa en la ONU y al final lo consiguió (lo de la pistola colgando del cinto lo dejamos para la temporada que viene). El rollo ecológico? Tampoco, no deja de ser una revival hippioso, revestido del glamour de la comiditas orgánicas de Gwyneth Paltrow. El primer presi negro de USA? Nada nuevo bajo el sol, otra vez una campaña de marketing tira de iconos en blanco y negro de los sesenta y hace un crossover de Kennedy con Martin Luther King.Viendo fotos de Kirtsen Dunst, Lindsay Lohan, Chloé Sevigny y esa tropa sólo veo algo realmente novedoso : el puñetero vasito de cartón del Starbuck’s con frapuccino, moka o lo que lleven dentro. Aunque ahora que lo pienso bien tampoco son excesivamente originales. Eso ya lo hizo Holly Golightly delante del escaparate de Tifanny’s después de una noche de farra, intentando consolarse por no haberse comido na (al menos eso es lo que interpreté yo). Y no sólo lo hacía con más estilo que las petardas de ahora, sino que, incluso siendo medio anoréxica, se permitía el lujo de mojar un croissant en el café. Qué tiempos, madre.Kemper Boyd

  6. Anonymous octubre 20, 2009 a 9:06 pm #

    >"Qué tiempos, madre", Kemper Boyd dixit. Creo que ése es el quid de la cuestión de por qué cada generación tiende a copiar lo de la anterior. Me encanta tu blog Rocío: creas debate, la gente está deseando expresarse y tú enciendes la mecha. Enhorabuena!!(al final he escrito algo…)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: