Sanos, sanísimos y naturales: en esto nos hemos convertido

23 May

 

Nos ha dado por la comida saludable y esto ya no hay quién lo pare. Hace unas décadas se pronosticaba que en el siglo XXI comeríamos a base de píldoras. Pues no, señor. Nos ha dado por lo natural. Ahora es cuando más valoramos la comida de puchero, los vegetales de la huerta y la comida biológica. El té tiene que ser exclusivo -lo siento por Hornimans- y la fruta, cultivada de la manera más ecológica.

Nos hablan de pesticidas y ponemos cara de pocos amigos. Nos ofrecen un puré de patatas de sobre y no nos gusta… En fin, parece ser que el dicho de que “esta juventud cada vez se alimenta peor” no está de moda, ni es tendencia.

Es más, si nos vamos de viaje, parte de saborear la cultura es probar los platos y las bebidas típicos. Pero nada de comida rápida. Aunque sea una salchicha Frankfurt, pedimos que el cerdo haya sido tratado como un rey.

Así fue mi último viaje al sur de Francia. El disfrute de esta región lo compensamos con la cata de sus vinos y una buena ración de ostras. Nada como degustar esta maravillosa bebida en uno de los sitios donde más la cuidan y donde más presumen de ella. De esta manera llenamos el coche de botellas de Pessac Léognan y Sauternes (dos entre más de 30 denominaciones de origen, casi nada).

Aquí, más cerquita de casa, tenemos sitios que nos ofrecen alimentos naturales y deliciosos. Le Pain Quotidienne es uno de ellos, donde se pueden comprar unos panes exquisitos recién salidos del horno e ir a tomar un café con un bollo artesano es todo un lujo para los sentidos. Aunque no despreciaría los productos que ofrece la panadería de la esquina de mi calle, allí donde compra la gente del barrio de toda la vida.

Los vegetarianos tienen mucho que ver con este movimiento slow. Lo vi claramente en el restaurante Illa de Gracia en Barcelona, donde puedes estar seguro de que no tragarás pesticidas, bueno, tampoco carne, pero ésa es otra historia.

También hay marcas que presumen de ser lo más biológico del mercado. Yo tengo mis bayas goji compradas en Asia, pero la firma Nativas Naturals las ofrece en paquetes respetuosos con el medio ambiente como si de un snack de media mañana se tratara… ¡y yo que creía que levaba una vida sana comiéndome un plátano de Canarias y un yogur de soja!

Si quieres formar parte de este grupo de BoBos (bourgeois-bohéme), no dudes en hacer la compra en el mercado de abastos. Seguro que si te haces amigo del carnicero, te ofrece el mejor pollo de su corral.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: