Archive | viajes RSS feed for this section

Ya estamos aquí

12 Sep

Ya estoy aquí… bueno, en realidad llevo unos días, pero me tenía que poner al día y situarme en esta nuestra ciudad, Madrid.

¡Cómo se nota que estamos empezando el curso! Las rebajas han terminado, la Fashion Night Out fue la semana pasada y todavía la resaca se nota en todos los blogs, en Cibeles están a tope con promociones como la de ZTE, los escaparates ya son de invierno, tengo la agenda llena de fiestas swingeras… ¡Ay! en el fondo me encanta volver.

Eso sí, he de decir que Turquía me ha encantado y me parece un sitio imprescindible para ir de vacaciones. Mis amigos y yo huimos de los circuitos organizados y ni cortos ni perezosos alquilamos una furgoneta para recorrer la Costa del Egeo. Allí, entre ruinas y playas paradisíacas, hemos disfrutado de esta gente maravillosa, comida deliciosa y turismo sostenible.

Pues eso, que ya estamos de vuelta pero lo bueno no ha terminado.

Los colores de “mi” Perú

2 Sep

Mujeres recibiéndonos en la isla de Uros

Perú. El último país al que he tenido ocasión de viajar. Una experiencia maravillosa, cargada de emociones y de imágenes que se han quedado en mi cabeza para siempre, espero…

Podría escribir varios post sobre este país, sobre lo que he hecho allí y sobre mis compañeros de viaje. Pero como éste es un blog sobre tendencias, o eso pretendo, voy a contaros sólo una pequeñísima parte de lo que he visto.

Nada más aterrizar y con un sol abrasador en Madrid (allí ahora es invierno) me cuentan que han leído en una revista que se llevan los jerseys estilo peruano. Sí, sí, esos realizados con lana de alpaca súper calentitos. Esos que allí tanto he echado de menos cuando las bajas temperaturas andinas nos amenazaban. Esos que en Cuzco veíamos cada dos por tres y que alguna del grupo se compró porque decidió que “tenía que vivir en una ciudad así”. No sé si lo decía de verdad o no, pero cayó en la tentación con un verde lima.

Muñecas artesanales en el Mercado de San Pedro- Cusco

Lo bonito de este país es precisamente eso, que de repente sorprende con colores vivos y brillantes. Llegué incluso a pensar que los incas y los aymaras habían sido los inventores de los colores ácidos, puesto que cualquier poncho o cualquier otro producto de lana incluye algo que reluce. La mezcla de tonos es impresionante. Pero lo que más me llamó la atención es la capacidad que tienen de iluminar hasta el ambiente más gris o agreste.

Os dejo una foto que me hicieron mientras no daba crédito al anochecer en la isla de Amanantí, en el Lago Titicaca, a más de 4.000 metros de altura.

Con mi gorrito cusqueño

Las ovejas islandesas también producen diseño

17 Feb

Las ovejitas campan a sus anchas y hay que tener cuidado de no atropellarlas por la carretera principal de la isla

Algunos de vosotros sabéis que tengo debilidad por Islandia. Me dejó hechizada, lo sé. Pues bien, hoy os regalo un poquito de esa isla tan maravillosa. He descubierto que la fábrica de productos de lana que había junto a la gasolinera en Vik está haciendo mantas de diseño y otras cosas, no sólo guantes o ponchos.

Nunca pensé que de allí pudiese salir este producto tan innovador y de acuerdo a las características que propone el Movimiento Slow. Yo me compré unas manoplas, porque aunque era agosto, os puedo asegurar que las necesité y no veáis lo bien que me están viniendo estos días.

Pues bien, el pueblo donde se sitúa Vík Prjónsdóttir es uno de los lugares más alucinantes que se puedan ver, donde el suelo de la playa está caliente y al llegar las olas, sale vapor por la diferencia de temperatura. Donde están las Troll Rocks y verlas desde la parte de arriba del acantilado es una sensación increíble. Donde los habitantes de la zona están a la espera de que entre en erupción el volcán Katla en cualquier momento y cuando esto ocurra, evacuarán el pueblo y volverán a reconstruir un nuevo Vik. Y tantas otras cosas.

Descansando sobre las Troll Rocks después de una dura caminata

A continuación os dejo unas imágenes de algunas de las cosas que hacen. Otra cosa no, pero a los islandeses no les gana nadie en originalidad.

Manta con forma de piel de foca diseñada por Henry Vibskov.

Manta con la forma de Islandia

Gorros con barba incluida, similar a los que llevaban los granjeros islandeses antaño para protegerse del frío

PD: ¡Ah! se me olvidaba avisaros de que leáis esta historia, relacionada con las focas, una delicia.

Busca la diferencia en Marruecos

10 Ene

Lo primero de todo: ¡Feliz Año!. No sé dónde empezaríais vosotros 2010. Yo, en Essaouira, junto al mar, en un marco incomparable, después de pasar dos días en la ciudad roja, en Marrakech.

No sé qué tiene Marruecos que me ha dejado con muchas ganas de volver. Será que es un país muy diferente al nuestro del que sólo nos separan 14 km por el Estrecho de Gibraltar. Será que viven sin relojes y se toman la vida de otra manera (aunque tengo que afirmar que a veces me han sacado un poco de quicio en ese sentido, yo que soy una madrileña de pro). Será que pasan de vivir como en la Edad Media a nuestros días a veces con tan sólo cruzar una calle.

El caso es que quiero volver. Me apetece seguir indagando en esa cultura que aunque influida por franceses y españoles sigue siendo auténtica. Ellas siguen cuidándose como lo hacían sus antepasadas, con aceite de argán y jabón negro. Y ellos, tomando el té moruno y vendiendo los productos para las mujeres en sus farmacias tradicionales, donde además se pueden encontrar especias para el tajine.

Especias y hierbas medicinales

Para los amantes de las compras, es un paraíso. Desde los juegos de té, con sus vasitos y tetera, hasta objetos elaborados con neumáticos y lámparas diseñadas con latas deshechadas. Vamos, todo un homenaje a la corriente eco, que no se ve tanto por aquí y, sin embargo, como allí a veces la necesidad aprieta, no tienen más remedio que utilizar lo que tiran para crear.

Lámparas hechas con latas

Neumático que acabó siendo un cuenco

En caso de que vayas a Marrakech próximamente, yo recomiendo: desayunar una torta típica con mantequilla y mermelada; visitar los jardines de Majorelle (un remanso de paz donde descansa el diseñador Yves Saint Laurent); ir en calesa al Palacio de Bahía y perderser por el zoco de la medina. Después de todo esto, tómate un cous cous en la plaza de Jama El Fna. ¡Ah! y si no eres muy sensible a los olores fuertes, no dejes de ver cómo se fabrican los bolsos que verás por la calle…

Babuchas gigantes en un puesto de la calle

París (de vuelta): Madeleine Vionnet o el arte de crear un estilo único

1 Dic

Como me prometí a mí misma, fui a la exposición dedicada a Madeleine Vionnet en el Museo de Artes Decorativas de París. Quedé maravillada con los modelos expuestos. No habría sabido cuál elegir para una fiesta, cualquiera me habría servido. Y es que, aunque fueron diseñados para mujeres de los años 30, serían válidos para cualquiera de nosotras. Lo extraño es que ahora que las estrellas de Hollywood tienden a ponerse vestidos vintage, nunca se hayan decantado por alguno de este genio.

Ya os comenté en mi anterior post que fue una pionera por muchas razones. Una que me ha llamado especialmente la atención, es que para evitar las copias, tomaba fotos de sus modelos con un número de referencia y además, dejaba su huella impresa en la etiqueta del vestido. Así, no había duda.

 

 

Y volviendo a qué modelo elegiría…pues bien, a lo mejor me quedaría con éste de gasa y efecto tie-dye, tan de moda esta temporada.

 

O con éste con estrellas en la cintura, muy naïf y muy al estilo de firmas como Hazel Hoss, ¿no os parece?

 

Aunque tampoco haría ascos a éste con lentejuelas doradas. Las mangas me parecen maravillosas y el trabajo que lleva coser una a una las lentejuelas doradas, merece toda mi admiración.

También podría creerme en la antigua Grecia y elegir éste color beige con el cinturón imitando las hojas de laurel.

 

 

Me alegro mucho de que finalmente no llegase a ser la maestra que pretendía antes de entrar en una casa de costura. Os dejo lo que pensaba ella sobre la moda:

 

 

París (previo)

26 Nov

París, la ciudad del amor, de la luz, de los grandes diseñadores…tiene tantas denominaciones que hay para todos los gustos. Mañana vuelvo a una de mis ciudades preferidas y estoy encantada. Voy a volver a pasear por sus calles, quedarme embelesada con su ambiente y sentir ese “nosequé” que sólo existe en la capital francesa. Voy a improvisar, a perderme por sus calles.

Tan sólo tengo un plan fijo: visitar la exposición de Madeleine Vionnet en el Museo de Artes Decorativas. Quiero ver los diseños de una de las grandes pioneras en la creación de vestidos de una sola pieza y al bies. Además de introducir fibras sintéticas por primera vez en el mundo de la moda, tenemos que agradecerle que nos librara del corsé (vamos, encima revolucionaria). Por algo creadores como Azzedine Alaïa o Yohji Yamamoto, entre otros, han confesado su admiración por ella.