Tag Archives: Nueva York

Todos a hacer punto

26 Sep

Los que me conocen ya saben lo que me gustan los jerséis tejidos a mano. De hecho, en invierno suelo llevar los que me hace mi madre, así como las bufandas, que son como mantas zamoranas.

Pues bien, el día que estuve en Cibeles me topé en el espacio del Ego con Alberto, que es uno de los socios de We are knitters. Gracias a él y a Pepita, tenemos a nuestro alcance lana traída de Uruguay, de la mejor calidad, suave, perfecta para el invierno. Además, que sea gruesa facilita mucho la labor, puesto que a los principiantes les costará mucho menos hacer cualquier cosa.

Y para facilitar mucho más las cosas, cada kit viene con un par de agujas y el patrón necesario para crear tanto una bufanda como un chaleco. Aunque lo ideal es dejar volar la imaginación y hacerte algo que nadie lleve, ese es el verdadero lujo de esta afición de nuestras abuelas y que ya han recuperado en NYC y París. ¿Nos veremos en el Metro de Madrid haciendo punto? Ojalá.

 

Anuncios

Los nuevos it bag

28 Mar

Cuando vaya a Nueva York no me voy a comprar una imitación del último it bag en China Town. Me alquilaría un apartamento en Brooklyn y comería en Marlowe´s & Sons una hamburguesa. Además, me llevaría algo confeccionado con la piel del animal que estoy degustando. Me enteré a través de El País y la verdad es que me pareció una idea buenísima, además de cool, si me permitís utilizar esta palabra.

En este restaurante adquieren las vacas y los pollos directamente de las granjas, para asegurarse de que el proceso es respetuoso con los animales y para cumplir con su compromiso de ofrecer comida orgánica. Como lo único que no utilizaban era la piel y el cerebro, decidieron realizar accesorios con una antigua técnica que utilizaban los indios americanos.

El diseño está supervisado por ellos directamente, además de la cadena de producción, que incluye la fabricación a mano de los bolsos. Han tenido tanto éxito que planean abrir tienda en Internet, a lo mejor no tengo que esperar tanto para tener uno…

Por lo tanto, al parecer, para ser miembro del movimiento slow empieza a ser necesario llevar el consumo hasta las últimas consecuencias. ¿Qué opinará Stella McCartney?